• 22 marzo, 2010

    Si Ford levantara la cabeza…

    Ford T

    “El cliente puede tener el coche del color que quiera, siempre y cuando sea negro”

    Esta frase de Henry Ford es la esencia de la Producción en Masa: división del trabajo, estandarización y reducción de costes gracias a las economías de escala.

    Henry Ford inventó la cadena de montaje en 1908 y consiguió mejoras de productividad inimaginables. Su Ford T fue el primer coche de la historia cuyas piezas se diseñaron con el mismo sistema métrico y eran intercambiables. Ford fue un genio de su época, el creador de una nueva forma de trabajar desconocida hasta entonces.

    Pero los tiempos han cambiado: ya nadie compra un coche negro salvo que lo quiera negro. Esa es la limitación de la Producción en Masa: sólo consigue mejorar los costes a costa de la flexibilidad o el aumento de los plazos de entrega.

    El éxito del Lean Manufacturing, desarrollado por Toyota en la década de los 60, es haber ido más allá la Producción en Masa (de la que aprendió) creando un Sistema de Producción coherente donde productividad, flexibilidad y calidad se consiguen simultáneamente.

    motorblogEste fin de semana he encontrado estos dos preciosos Ford T en la clásica Barcelona-Sitges y tuve la suerte de poder chalar con el propietario de una de estas pequeñas joyas. Después de años buscando un Ford T con pasión de coleccionista lo encontró casi desguazado en un taller. Lo ha restaurado con esmero, investigando cada pieza (calcula que salió de la cadena de montaje en el 1920), buscando siempre piezas originales, hablando con mecánicos de la época, buscando los manuales de origen.
    Solo un excepción: me confesó que no le gustaba negro así que decidió pintarlo de ¡blanco!
    Ni el T se ha librado de los nuevos tiempos. ¡Si Ford levantara la cabeza…!

    Deja tu opinión

    24 diciembre, 2009

    Feliz Navidad Lean

    navidad-blog

    A menudo me preguntan qué quiere decir y de dónde viene el término “Lean Manufacturing” para referirse al Sistema de Producción Toyota (SPT).
    El término “Lean” lo acuño JP Womack en el libro “La maquina que cambio el mundo” (1990), primera investigación sistemática en occidente sobre los métodos japoneses de producción. Un libro clave para iniciarse en este apasionante mundo.
    Actualmente se utiliza para referirse a la aplicación del SPT también fuera del sector automoción e incluso en sector servicios.
    “Lean” en Ingles quiere decir: delgado, sin grasa, con lo justo. “Esmirriado” en traducción libre. En la literatura se han buscado nombres más elegantes como “producción ajustada” o “manufactura esbelta”. En cualquier caso: ser capaz de hacer lo que hay que hacer con lo mínimo posible
    A mí se me ocurre una traducción muy adecuada para el espíritu original de estas  fechas navideñas: “austero”.
    Entre tantos turrones, comidas, regalos, colores y luces es ya casi imposible vivir una Navidad  “lean” pero en cualquier, ahí va mi mejor deseo:

    ¡Feliz Navidad Lean!

    2 comentarios. Deja tu opinión.

    18 octubre, 2009

    Guerra al derroche

    bombilla-lean

    El derroche en el que hemos vivido estos últimos años, gastando por encima de nuestras posibilidades, inmersos en una especie de ilusión financiera de dinero barato y crecimiento infinito nos ha llevado a la situación de crisis económica desconocida en que nos encontramos.

    En este contexto, la “guerra al derroche” (concepto clave del Sistema de Producción Toyota desde su origen), cobra nueva vigencia. No olvidemos que el TPS nació de las penurias de Japón tras perder la II Guerra Mundial.

    Si hubiera que definir de una única manera el Lean Manufacturing sería como la permanente búsqueda y eliminación (o minimización) de los derroches, entendidos como aquello que no aporta ningún valor al producto (o servicio) de cara a su función final.

    Un ejemplo ilustrativo: si aceptamos que una bombilla tiene como función final dar luz, todo aquello que en su fabricación no le aporta nada para conseguir que de luz es un derroche.  Los transportes, las esperas, los controles, los almacenajes, incluso el embalaje final son derroches. No así ensamblar el filamento, montar el casquillo o hacer el vacio en la bombilla.

    Derroche (en español), malbaratament (en catalán), muda (en japonés), waste (en inglés), gaspillage (en francés). Todos los idiomas tienen una palabra para definir lo inútil, lo superfluo, lo que no sirve para nada, lo que no aporta nada pero consume tiempo, esfuerzo y dinero.

    Una reflexión final. Encontrar y eliminar un derroche es un beneficio directo en la cuenta de resultados. ¿Hay actividad más rentable?.

    1 comentario. Deja tu opinión.

    16 septiembre, 2009

    ¿Se puede aplicar el Lean en una PYME?

    Evolucion-Lean

    Hace unos cuantos años escribí (más por intuición que por experiencia) un artículo para la revista Manutención y Almacenaje sobre este tema (clica aqui para verlo). Creo que sigue teniendo vigencia hoy en día; bastaría con escribir “Lean Manufacturing” en lugar de JIT (término en desuso después de abusar de él para justificar imitaciones nefastas del Sistema de Producción Toyota).

    Casi catorce años después, la experiencia me confirma la idea de que es más fácil y rápido poner en marcha el Lean en una PYME que en una gran empresa. Hay dos razones principales que lo explican:

    La primera ya la apuntaba en mi artículo. El éxito de una implantación Lean no depende de tener profesionales brillantísimos o hacer grandes inversiones, sino de cambiar mentalidades y formas de trabajo (como en la imagen de este post). Es necesaria la humildad de reconocer que hay cosas a mejorar, el arrojo de querer mejorarlas y la constancia de aunar voluntades para conseguirlo.

    Y esto en una PYME, con un equipo humano reducido y pocos escalones jerarquicos, se consigue basicamente con el liderazgo, la decisión y la constancia de la gerencia.  En cambio en una gran empresa, disolver “lobbies” de influencia, romper con los intereses creados y las parcelas de poder es a menudo misión imposible.

    La segunda razón la he descubierto recientemente. Al contrario que las grandes empresas donde uno llega a perder la perspectiva de lo que hace, en una PYME la idea de evitar el despilfarro está grabada en el ADN del empresario y, por extensión, en la cultura de la organización. Se es consciente que cada derroche que se evita es dinero que se ahorra y por tanto aumento directo de los beneficios. Y resulta que este es el concepto central del Lean Manufacturing.

    ¡GUERRA AL DERROCHE!: buscar y eliminar sistemáticamente los derroches de los procesos

    Y este mensaje se entiende perfectamente bien en una PYME: convertir DERROCHES en BENEFICIOS.

    Te invito a que debatamos sobre el tema. ¡Añade tu opinión!

    8 comentarios. Deja tu opinión.

    25 julio, 2009

    TOYOTA: directamente de la fuente.

    http://www.toyota-global.com/company/vision_philosophy/toyota_production_system/

    En esta pagina puedes ver como describe TOYOTA su Sistema de Producción hoy. Si navegas un poco encontraras información muy interesante sobre la historia y las herramientas del TPS.