• 1 enero, 2011

    Competitivo (y feliz) año 2011

    ReyesLean

    Está en boca de todos: para salir de la crisis… ¡hay que ganar competitividad!

    Pero nadie explica que es exactamente eso de la “competitividad” ni como se puede “ganar”. En todo caso se habla de sueldos más bajos o despidos más baratos.

    ¿Es esto la competitividad? Yo creo que este es el discurso facilón, parcial y miope.

    Mi visión sobre “ganar competitividad” es muy pragmática: mejorar a la vez productividad, calidad y plazos de entrega. Me explico:

    • Productividad: hacer más con menos esfuerzo, con menos espacio, con menos stock, con menos máquinas. Incluso con menos enfados.
    • Calidad: satisfacer (y exceder) lo que el cliente espera. Ni más ni menos.
    • Plazo de entrega: ser flexibles para ser rápidos y puntuales.

    En resumen: más económico, de mejor calidad, entregado antes; para conseguir clientes satisfechos y fieles (que se lo digan a otros).

    ¿Como? Enfoque Lean: aprender a ver el No Valor Añadido y eliminarlo sistemáticamente. ¡Guerra al derroche! Con método pero sin tregua.

    Estoy contento de haber podido ayudar a mis clientes durante este año a ganar esa competitividad involucrando a las personas.

    Mis mejores deseos para que este año 2011, siguiendo la estrella del Valor Añadido, avancemos en la mejorar de la verdadera competitividad.

  • opiniones

    • Lluís Delgado ha dicho...

      Totalmente de acuerdo con tu descripción de lo que es y lo que no es “ganar competitividad”.

      Saludos,

      Lluís

      4 enero, 2011 10:08 PM | Comment Link

    • josé ha dicho...

      Me uno a tu post, totalmente lean, al grano y a eliminar los derroches.

      Saludos,
      josé

      6 enero, 2011 11:52 AM | Comment Link

    • Roberto ha dicho...

      Me parece estupendo enfatizar en las ideas claves que nos han de guiar para salir fortalecidos de la crisis: productividad, calidad y plazos. Y todo ello “con” las personas y “no sirviéndonos” de las personas, como le gusta recalcar a Francisco.

      Y por supuesto, entendemos “calidad” en el sentido amplio, que se extiende hasta una relación genuina y centrada en el cliente.

      Sin embargo quisiera hacer un par de comentarios adicionales:

      1) me parece algo exagerado decir que “nadie explica que es exactamente eso de la competitividad”. Es cierto que es frecuente oir simplificaciones que rozan lo ofensivo, pero veo que tambien hay numerosos autores y gestores (de empresas locales) que tienen muy claro que es eso de la competitividad. Nosotros como consultores les ayudamos a esos gestores a ponerlo en práctica con eficacia.

      2) Por otra parte, aunque entusiasta de “LEAN”, he de admitir que es una herramienta necesaria, pero no suficiente para tener éxito en la batalla de la competencia. O dicho, de otro modo, te permite ganar competitividad, pero… ¿es suficiente para ser competitivo? Pues sinceramente pienso que unas veces sí, pero otras no. Ejemplos podría dar a docenas. Y algunos muy cercanos.

      7 enero, 2011 10:28 PM | Comment Link

    • Francisco Gil ha dicho...

      Creo que Roberto acierta plenamente cuando dice que Lean es condición necesaria pero no suficiente.
      Si además no hay una clara estrategia de producto, marketing, comercial, internacionalización… podemos encontrarnos con fábricas potencialmente muy competitivas pero que no tienen nada que fabricar.
      En una situación de contracción de la demanda como la actual, para sobrevivir necesitas reducir tus costes y ganar cuota de mercado (siendo mejor que tus competidores).
      Lo que es cierto es que Lean te puede ayudar en las dos facetas puesto que reduce costes mejorando plazos y niveles de calidad (= aumentando la satisfacción del cliente)
      Así pues, como firme “fan” del Lean y emulando a cierto conocido director de cine me atrevería a decir que:
      “Lean no es una condición suficiente, pero de todas las condiciones no suficientes que conozco, es una de las más necesarias”

      19 enero, 2011 2:06 PM | Comment Link

    • Pere Rajadell ha dicho...

      Me gustaría añadir un concepto más al tema de la competitividad. Y como no quiero desmontar la visión de Francisco en tres factores voy a proponer dentro de la calidad el concepto de CREATIVIDAD. Una de las características inherentes a la psicología de los clientes es el hecho de que siempre quieren algo nuevo. Para satisfacerle necesitamos productos o servicios nuevos. Quizás la creatividad (qué hacemos) junto con LEAN (cómo lo hacemos) si obtengan el rango de suficiente que nos faltaba. En la caja de herramientas LEAN, bien caben las herramientas de creatividad, que las hay!

      17 febrero, 2011 10:03 PM | Comment Link

    • Francisco Gil ha dicho...

      ¡Bienvenido al blog Pere! Un placer reecontrarnos.
      Comparto tu comentario completamente.
      Añadiré que muchas veces la Mejora Continua se estanca porque los equipos no son capaces de “imaginar” soluciones diferentes al camino trazado.
      Aquí las herramientas para fomentar la CREATIVIDAD (con mayúsculas) sería de mucha utilidad también.
      ¿ Podrías compartir algunas de esas herramientas y darnos alguna orientación de por donde buscar?

      Espero que contemos con tu colaboración a menudo.

      19 febrero, 2011 12:17 PM | Comment Link

    • Pere Rajadell ha dicho...

      En mi experiencia en Six Sigma como Black Belt de la escuela de HP lo que siempre me ha atraido más son las metodologías de pensamiento paralelo y de pensamiento lateral (normalmente no incluidas en programas de Black Belt). Siempre hay un momento clave en todo proyecto de mejora o de inovación donde lo que hace falta son ideas ceativas.
      Si bien el pensamiento paralelo (los seis sombreros) lo emplearíamos para optimizar y potenciar las sesiones de trabajo en grupo, el pensamiento lateral es una estrategia en la que se basa la creatividad para situar o mejor dicho forzar a situarse fuera del modo habitual de ver o hacer las cosas. Para ello hay varias metodologías (herramientas): selección y definición del área de foco, challenge (questionar lo evidente, lo comunmente aceptado), input aleatorio (palabra aleatoria), generación de alternativas, concept fan (extracción de conceptos para generar nuevas ideas), provocación y movimiento,…

      Para mí lo importante en el proceso creativo es llegar a él conociendo cual es nuestra situación actual (empresa, proceso), tener situadas cuales son las necesidades y/o objetivos para poder plantearse preguntas como: maneras de mejorar algo, maneras de aumentar rendimiento, maneras de solucionar un problema,… a partir de aquí hay que reunir a las personas adecuadas, elegir la metodología adecuada para cada caso y conducir al equipo de trabajo a través de la metodología para obtener ideas, cambios, soluciones.

      26 abril, 2011 8:36 PM | Comment Link

    ¿qué opinas?

    mail (no se publicará) (required)